Astronomía y mitología greco-romana

Una constelación es un conjunto de estrellas que mediante la imaginación del hombre dibujan una imágen. La identificación y denominación de estos grupos de estrellas data de la antiguedad, todas las grandes civilizaciones antiguas en mayor o menor medida ejercieron esta práctica. Las que hoy conocemos, provienen en su mayoría de los griegos, quienes identificaron y nombraron cerca de 50 constelaciones.

La mitología greco-romana constituye una fuente de historias fascinantes, llenas de pasión, venganza y heroísmo. Los antiguos que igual que nosotros se sentían fascinados por el misterio estelar, honraron e inmortalizaron en la memoria de los hombres a los personajes más apasionantes de sus historias -dioses, semidioses, humanos, bestias y hasta objetos- concediéndoles un lugar en la bóveda celeste.

Los antiguos consiguieron su acometido, aun hoy al mirar el cielo nocturno, podemos sentir admiración por el valor de Perseo, pena por la suerte de Calisto convertida en osa o admiración del amor fraternal de los gemelos Cástor y Pólux.

En la actualidad se reconocen 88 constelaciones, 12 de las cuales son llamadas zodíacales y forman parte de la eclíptica, 14 hombres y mujeres, 9 aves, 2 insectos, 19 animales, 10 criaturas marinas, 2 centauros, una serpiente, un dragón, un pegaso, un río y 29 objetos inanimados -son 88 porque algunas constelaciones incluyen más de una figura-